6.5.10

Siembre la Discordia

MATERIALES:

¿Que momento elegir? 


Entre las doce de la media noche, hora solar, y el alba cualquier día.



Como Proceder:


1. Coja tres pizcas del polvo de maldición, y póngase delante de la puerta de la persona de la que desea vengarse.

2. Espolvoréelo ante su puerta, mientras susurra:
Potencias de Saturno y Marte, vosotros, a quienes está consagrado este polvo, otorgadnos que en todas las partes donde el polvo sea esparcido, se propaguen asimismo la desgracia y la miseria. Que cualquiera que ande sobre el polvo que hemos esparcido, vea cómo se ensañan con él todas las potencias maléficas. Que este polvo propicie que todas las penas del cuerpo y del alma se cobijen en él. Amén.


3. Trace con la mano izquierda tres signos de la cruz, reuniendo los dedos pulgar, índice y corazón, mientras mantiene recogidos el anular y el meñique.
Atención: Debe hacer los tres signos de la cruz al revés, es decir como muestra la figura.


4. Repita tres veces la fórmula y los signos de la cruz, luego váyase dando los tres primeros pasos marcha atrás.


Muy Importante

A pesar de lo avanzado de la hora, tiene que encontrar necesariamente un lugar para lavarse las manos después de esta operación. Si le quedara la más pequeña mota de polvo en las manos al volver a su casa, introducirá el maleficio en su propio hogar.


¿Qué ocurríra?

El efecto de este método es intantáneo. Mientras que, al entrar o salir de su casa los habitantes se lleven en sus zapatos el polvo de la maldición, tendrán molestias de cualquier tipo: pequeños accidentes, discusiones, etc y esto puede durar, a veces incluso una semana.



-:- Nuestro Consejo -:-

Si tiene la posibilidad, ponga el polvo de maldición en el tapete de la entrada. Es ahí donde se quedará el polvo durante más tiempo. Para lavarse las manos puede llevarse un litro de agua y asiíno tener que buscar un lugar donde hacerlo.